CELSO OLMEDO BEJARANO WALLENS


 

 

Dando continuidad a nuestra labor de difundir al mundo las personas que con sus profesiones o  trabajos se destacan y dejan en alto el nombre de nuestro pueblo y sus gentes, esta vez tenemos el placer de presentar a ustedes a Celso Olmedo Bejarano Wallens, quien es sinónimo de inteligencia, tenacidad y sacrificio, estos adjetivos lo hacen más que merecedor de tener un lugar en este espacio que con mucho gusto y orgullo hemos creado mi compañero Freddy Castro y el suscrito (Diego De la Cruz) en esta página que no es nuestra, es de ustedes y para ustedes.


¿COMO ES LA CONFORMACIÓN DE SU FAMILIA?

Mis padres son Aristóbulo Bejarano (fallecido en 1986) e Irma Wallens de Bejarano. Nosotros somos 12 hermanos (9 hombres y 3 mujeres), soy casado desde hace 40 años con Maria Teresa, tenemos un hijo que es actor en USA y se llama Giovanni Bejarano y una hermosa nieta llamada Camila Sophia (2 meses).

 

¿DONDE HACE SUS ESTUDIOS?

Mis estudios primarios, de bachillerato y superiores los hice en Bogotá. En el bachillerato tuve la oportunidad de participar en el concurso “Mejores Bachilleres Coltejer” representando el Liceo Julio Cesar García. Debido a motivos económicos tuve que trabajar para poderme costear mis estudios universitarios. Trabajaba de día y estudiaba de noche. Así pude realizar mis estudios en la Escuela de Química Industrial y en la Udad INCCA de Colombia. Mientras hacía mis estudios de Química Industrial trabajé para los Laboratorios Ciba-Geigy. Posteriormenete, trabajé para Cicolac-Nestlé durante seis años en el laboratorio central en Bogotá y en ese tiempo alterné mi trabajo con el estudio de Ingeniería de Alimentos; la compañía Cicolac-Nestlé me ayudó a pagar los estudios de Ingeniería mientras trabajaba con ellos. Recuerdo que yo iba a las plantas de Bugalagrande, La Rosa, California, Salomia, Valledupar, etc. a hacer trabajos de control de calidad. La experiencia laboral que adquirí en la compañía Cicolac-Nestlé fue muy importante y fundamental para mi desarrollo profesional como Ingeniero de Procesos para Alimentos en Los Estados Unidos.

Mis estudios superiores son los siguientes: Técnico Químico Industrial de la Escuela de Química Industrial de Colombia, Ingeniero de Alimentos de la Udad INCCA de Colombia, Máster en Ingenieria Química del City College de New York, Máster en Administración de Empresas del Lake Forest School of Management de Chicago, y Project Management Certification de St Paul University de Chicago.

 

¿SIEMPRE QUISO ESTUDIAR LAS CARRERAS QUE ELIGIÓ, O TUVO OTRAS EN MENTE?

 

Cuando joven mi meta era estudiar medicina y especializarme como neurocirujano. Yo fui admitido a la Universidad Industrial de Santander para estudiar medicina, pero me enviaron a la facultad de Pamplona. En ese entonces mis padres querían sacrificarse y darnos la educación universitaria pero sus medios económicos eran muy limitados (ya éramos 12 y todos estudiando). Así que tomé la decisión de cambiar de carrera y estudiar Química Industrial en la Escuela de Química Industrial. En ese tiempo trabajé para los laboratorios de Ciba-Geigy en los laboratorios de textiles y colorantes en Bogotá. Luego comencé a trabajar para Cicolac-Nestlé en Bogotá y entré a la Udad INCCA a estudiar Ingeniería de Alimentos.

HÁBLENOS DE SU VIDA LABORAL Y EXPERIENCIAS.

Trabajé por 45 años en las mejores compañías líderes en el mundo de los alimentos (Nestle-Cicolac (6 años), Kraft Foods (25 años 7 meses), Pepsico-Fritolay (2 años 8 meses), Kelloggs (4 años 7 meses) y The J. M. Smucker (5 años 7 meses)). Toda mi experiencia profesional estuvo relacionada con Investigación y desarrollo de procesos para la industria alimenticia, el mejoramiento de productividad y procesos de manufactura, procesos de innovación, procesos de extrusión y co-extrusión, etc. En mi vida profesional he desempeñado labores como obrero, operario, técnico, ingeniero de procesos, gerente técnico de marca, gerente de proyectos y director de innovación.

Como mencioné anteriormente mis experiencias laborales en Colombia fueron una excelente fuente de aprendizajes. Entre mis jefes y personas que influyeron en mi desarrollo cuando trabajé para Cicolac-Nestlé recuerdo a Adolfo Salcedo Arias, Dr. Hugo Pardo, Dr. Guillermo Rubiano, Sr. Suarez, Dr. Germán Reyes, Sr. Teppa, Sr. Pfiaux   y muchos más que trabajaban en la fábrica de Bugalagrande los cuales no me acuerdo sus apellidos.

En 1978, me casé con Maria Teresa y me fui para los Estados Unidos. Mis estudios profesionales (2 grados) y 6 años de experiencia en la compañía más grande del mundo y líder en alimentos no sirvieron para nada. Mi gran limitación inicialmente fue el inglés. Comencé a trabajar como operario/obrero en una compañía que producía maquinas fotocopiadoras. Esta experiencia fue muy buena, pues me enseñó que ningún trabajo es deshonra o es bajo y que en todos los trabajos se aprende y siempre hay que hacerlos lo mejor posible. Luego entré a trabajar con Ronzoni Macaroni Company en Nueva York en procesos de extrusión para hacer pasta, como operario en control de calidad. Durante estos 5 años estudié en el City College of NY por las noches (obtuve la Maestría en Ingeniería Química) y trabajaba de día. Tuve un hijo (Giovanni, que nació con una enfermedad congénita en el corazón. A los 9 días de nacido tuvo su primera operación de corazón abierto, la 2da fue a los 4 ½ años. Ahora se encuentra muy bien de salud.

Ronzoni Co. fue comprada por la General Foods que en ese entonces era la primera compañía de alimentos en los EE.UU y segunda en el mundo después de la Nestlé. Esta compañía me contrató para trabajar en los centros de investigación y desarrollo de procesos y productos alimenticios. Con el tiempo La General Foods se unió a Kraft Foods y formaron Kraft General Foods que luego se convirtió en Kraft Foods. En esta compañía trabajé por 25 años  (16 de los cuales los pasé en Chicago en los centros de investigación). Allí obtuve 2 patentes: una en procesos y otra en producto. Obtuve la Maestría en Administración de Empresas e hice estudios en Gerencia de Proyectos. Entre mis logros en ingeniería estuvo el cambiar, unificar y mejorar el proceso de fabricación de la Mayonesa en USA, Canadá y México (el reto era que la formula se producía en 5 plantas con 4 procesos de manufactura diferentes y un procedimiento de manufactura de más de 80 años). También trabajé en diferentes áreas de manufactura para procesos alimentarios tales como: alimentos congelados (vegetales y comidas), comidas preparadas, aderezos, productos viscosos, yogures, quesos y comidas de larga vida.

Además de mi trabajo como ingeniero, creé en asocio con otros 2 hispanos el Consejo Hispano para Kraft Foods en USA (del cual fui presidente). A través del consejo, influenciamos a Kraft Foods para cambiar su estrategia gerencial hacia diferentes grupos étnicos de diversidad (especialmente los Hispanos). Mi esposa fue de gran ayuda y apoyo en la creación del Consejo. El Consejo ayudó a incrementar oportunidades de trabajo en Kraft Foods para hispanos en USA (pasamos de 38 a 290 profesionales hispanos). También trabajé durante mis vacaciones como consultante internacional pro-bono con las

Naciones Unidas en ayuda a países en vía de desarrollo para mejorar su Industria de Alimentos. Implementé en Kraft Foods este programa de ayuda a nivel mundial a países en vía de desarrollo entre Kraft Foods y las Naciones Unidas.

Obtuve un premio Nacional de Diversidad para ingenieros (ver foto) en El Paso, Texas. Participé por 9 años en la Junta Directiva del San Augustíne College (único colegio hispano en el centro de los USA) y fui dos años presidente de dicha Junta.

Durante mis años de trabajo con Kraft Foods, creé una compañía de transferencia de tecnología que se llamó Tecnofoods Inc., la cual administraba en la noche y durante mis vacaciones programábamos los seminarios. El objetivo de esta compañía era actualizar con seminarios y conferencias la industria de alimentos y empaques para Latinoamérica. Hicimos varios eventos/seminarios en México y Colombia.

En el 2005 renuncié a Kraft Foods pues no había más oportunidades de desarrollo y me fui para México con Pepsico-Fritolay como Director de Innovación para México y Centro América. Esta fue una excelente experiencia por los retos y logros obtenidos. Obtuve con mi grupo técnico 4 patentes en procesos y productos, una de ellas fue en procesos de innovación tecnológica para Frito-Lay. Esta tecnología redujo el proceso de fabricación de 19 horas a menos de 30 minutos, redujo en 94% la cantidad de agua utilizada para producir snacks (tostitos, doritos), redujo 66% el consumo de energía, eliminó la mitad de los equipos utilizados en manufactura e incrementó en un 12% la capacidad de las líneas. El capital de inversión es mínimo comparado con el beneficio total. Mejoramos varios procesos de producción de snacks y evaluamos nuevas tecnologías para utilizar sub-productos como materias primas en la producción de alimentos para humanos.

De México regresé a los EE.UU y trabajé con Kellogg’s Co. como Sr. Process Engineer en Innovación Tecnológica Avanzada donde adquirí nuevas experiencias en snacks, productos extruidos, co-extruidos, galletas, granola bars, productos rellenos, diseñé moldes y nuevos procesos de producción para alimentos rellenos y optimicé procesos de manufactura para snacks.

Después de 5 años con Kellogg’s nos movimos para California cerca de mi hijo. Allí comencé a trabajar en la industria de alimentos extruidos y co-extruidos para mascotas con Big Heart Pet Brand una subsidiaria de The J. M. Smucker Co. Aquí desarrollamos varias tecnologías que no se patentaron, pues la compañía quiso tenerlas como “Trade Secret” y propiedad intelectual. En esta compañía desarrollé moldes, y sistemas de producción para hacer productos extruidos, co-extruidos secos y semihúmedos.

Después de 45 años de trabajo en la Industria de alimentos en Colombia, México, Canadá, Venezuela y Estados Unidos, de ser consultante para las Naciones Unidas en Indonesia y Honduras me retiré y decidí regresar a Colombia para poder compartir mis experiencias y logros con las nuevas generaciones en la academia o en la industria. En mi vida laboral ocupé diferentes posiciones como obrero, operario, técnico, consultante, ingeniero de procesos, gerente técnico y director de innovación.

Entre mis escritos están: “TECNOLOGÍAS DE AVANZADA PARA EL SIGLO XXI EN PROCESOS PARA ALIMENTOS CONGELADOS”. “PROCESOS DE CONTROL PARA LA FABRICACIÓN DE PASTA”. “DISEÑO DE UNA PLANTA PARA LA PRODUCCIÓN DE MERMELADAS”. Creé seis patentes y manuales de producción que son propiedad de las compañías para las que trabajé.

¿CUANDO SE PENSIONÓ Y A QUÉ SE DEDICA EN ESTA NUEVA VIDA?

Me pensioné en Julio del año pasado (2017). Quiero disfrutar a mi familia, aprender sobre el mercado de la bolsa, acciones, etc. Actualmente tengo varias alternativas que son: viajar, enseñar en la Udad Tecnología de Alimentos (tiempo parcial), volver a dar consultorías con las Naciones Unidas y en la Industria de alimentos, o escribir libros sobre tecnologías utilizando ideas no convencionales.

 

¿CUALES SON TUS PASATIEMPOS HABITUALES?.

Leer, viajar, bailar, enseñar, jugar futbol, ajedrez y nadar.

 

¿QUÉ RECUERDOS O AÑORANZAS VIENEN A SU MENTE DE SU NIÑEZ Y JUVENTUD VIVIDAS EN BUGALAGRANDE?

Siempre íbamos a Bugalagrande de vacaciones de mitad y final de año. Mi primo Hébert Salcedo nos llevaba en su camión desde Bogotá hasta el pueblo. Allí vendíamos la prensa (Occidente, El Tiempo), aprendí a nadar (en el rio Bugalagrande), íbamos a jugar futbol, compartir con mi grupo de amigos de ese tiempo “Póker” (Hoover Rico), “el tigre”, Ignacio, Mateo, Gallardo, “Pota”, “Picardias”, los Alegria, etc. y familiares (Poncho, Pedro Julio, Pacho, Jorge, etc.), ir a bailar donde Tulio Zafra, ir al parque a hablar con las muchachas. Añoro los recuerdos de mi infancia y juventud en Bugalagrande tales como: el vender la prensa en el pueblo, los picados de futbol en el estadio (yo era tronco, pero siempre me dejaban jugar), las salidas al rio y a la canal con mis primos y amigos, las comitivas, las reuniones donde don Marceliano Alegria y Doña Carmen, las reuniones en el parque con las muchachas y los infaltables bailes donde Tulio Zafra.

 

¿CUALES FAMILIARES SUYOS SIGUEN AQUÍ EN EL PUEBLO?

Todos los Wallens, Salcedo-Bejarano, Salcedo-Arias, Arzayuz-Gonzalez, Bejaranos, Escobar-Zarasty, Henaos, Bolaños, Saavedras, Victorias. A todos ellos los llevo en mi corazón al igual que mis amigos de siempre.

 

 RECOMENDACIÓN O CONSEJO PARA LA JUVENTUD, NO SOLO DE BUGALAGRANDE SINO EN GENERAL.

Escribir sus metas personales y profesionales con puntos de referencia (tiempo de ejecución) y mirarlas continuamente. Ser proactivo en vez de reactivo.

La vida está llena de retos y oportunidades. Las oportunidades hay que buscarlas o crearlas y afrontarlas con entereza, paciencia y actitud positiva. Nada en la vida es fácil o gratis. Aprendí a planificar mis metas y siempre les colocaba un tiempo de ejecución. Fui más proactivo y poco o nada reactivo. La vida me enseñó que para progresar siempre hay que tomar riesgos, trabajar duro, estar enfocados y hacer sacrificios para poder recoger la cosecha en el futuro.

Un obstáculo que tenemos en Colombia y Latinoamérica es que en las universidades no enseñan a crear empresa. El profesional sale muy bien preparado para trabajarle a otros y si no consigue trabajo con una compañía, entonces se queda en la casa esperando a que lo llamen o por la oportunidad de trabajarle a otros. Para crear industria tenemos que dejar el complejo latino  de que como yo fui a la Universidad y estudié o tengo grados universitarios, no puedo trabajar en oficios de poco estatus” o “me veo mal vendiendo productos, que dirán mis amigos, mi familia”, etc. etc. Por ejemplo: Si varios egresados sin trabajo, con poco dinero se unen, trabajan como un equipo, aportan algo de capital y compran una producción de un producto que puedan comercializar con su propio logo o marca, pueden comenzar a crear empresa, a ganar experiencia y lo que es mejor a utilizar su tiempo y conocimientos a su favor. Lo más difícil de todo es dar el primer paso (comenzar) y tener compromiso para sacar los proyectos adelante. La vida me enseñó que para progresar siempre hay que tomar riesgos y hacer sacrificios para poder recoger la cosecha en el futuro. Uno siempre va a encontrar obstáculos en la vida que parecen imposibles de doblegar, pero una actitud positiva, con empuje, siendo realista y con mucha paciencia pueden vencer/doblegar cualquier obstáculo. Mi lema o propósito  siempre ha sido: “El alcanzar los sueños, metas y logros en la vida es el resultado de los esfuerzos, riesgos, sacrificios y trabajo”

Entrevista y redacción: Diego De la Cruz Correa

 

Mayo 2018