HISTORIA


CREACION CUERPO DE BOMBEROS BUGALAGRANDE

 

A raíz de un incendio ocurrido en la fábrica de Riopaila en los inicios de la década del 60, el gerente de Cicolac en esa época, el señor Germán Gnaegui averiguó si los bomberos de Bugalagrande habían asistido a prestar ayuda en esa conflagración. En ese momento supo que aquí no existía esta clase de institución y ordenó la creación de una brigada al interior de la fábrica, la cual fue instruida inicialmente por Eliécer González y después por el capitán Héctor Candamil de Tuluá quien fue contratado para dicha labor. Los señores Fred Albán y Vicente Cano, trabajadores de Cicolac, le propusieron al señor gerente que permitiera establecer esta naciente brigada en el pueblo a lo que aceptó, bajo ciertas condiciones; es así como, bajo la batuta del “Maestro” Albán, la institución empieza a tomar forma y se establece inicialmente en la misma residencia del señor Albán donde permanece durante 7 años. Este  noble gesto, tanto del "maestro" Albán como de su núcleo familiar al permitir la instalación del cuartel en su propia residencia durante tantos años, deberá ser reconocido por todos los bugalagrandeños pues consideramos que aceptar tener un cuartel de bomberos en su propia casa, con todo lo que ello implica no lo hace todo el mundo, pero el señor Albán  y su familia, en aras de una causa, sacrificaron su intimidad y tranquilidad por todos esos años.

Para la época, (año 1961) se celebró un reinado entre las señoritas Nohora Victoria y Yolanda Victoria con el fin de recolectar fondos para los bomberos; la ciudadanía en general apoyó de diversas formas esta iniciativa y posteriormente se fueron celebrando actividades con el fin de apoyar económicamente el naciente Cuerpo de Bomberos; también veiamos las unidades ejecutando el famoso "lazo", que consistía en parar los carros en la variante para pedirles su contribución.    Así mismo el doctor Humberto González Narváez, en su primera gobernación del Valle, contribuyó enormemente; además se hacían festividades, dando como resultado el dinero para la compra de un lote al señor Federico Morcillo que es donde están actualmente las instalaciones de la Institución.

El señor Simeón Zaninovich, un ciudadano Yugoslavo radicado en nuestro municipio y hombre muy cívico, hizo una importante donación de 200 bultos de cemento para el inicio de la construcción de este cuartel la cual era dirigida por el señor Fred Albán, persona a quien le debemos un tributo de admiración y perenne agradecimiento por su entrega, pues él y los bomberos voluntarios de aquel entonces fueron quienes le dedicaron su tiempo libre sacrificando muchas cosas para entregarse de lleno a construir lo que hoy orgullosamente tenemos. La empresa Nestlé (Inpa en ese entonces) vendió a la institución una volqueta Chevrolet modelo 53, la cual fue pagando con el trabajo de evacuación del cisco de café sobrante del proceso de fabricación, el producido del trabajo de este vehiculo generó importantes ingresos económicos.  Bingo: Esta fue otra fuente de ingreso y se inició con la construcción en madera del sistema para las balotas, trabajo este ejecutado por el señor Hector Espinosa Sarria al cual se le adaptó un motor de aspiradora para el soplado de dichas balotas; este bingo era manejado directamente por los mismos bomberos los cuales se dividian en grupos para una mejor organización.

De esta  forma  se llega hasta nuestros días donde gracias a la tenacidad y entrega de muchos hombres y mujeres que han pasado por sus filas, nuestro cuerpo de bomberos se constituye como uno de los mas organizados del Valle del Cauca.