EMPRENDEDORES BUGALAGRANDEÑOS



Tomislav Zaninovich Marulanda

Dando continuidad a nuestra sección de EMPRENDEDORES BUGALAGRANDEÑOS, esta vez hemos querido resaltar a una persona visionaria y pujante, quien teniendo en cuenta la legislación y las leyes colombianas que deben cumplir las empresas y personas en cuanto a pago de impuestos y contabilidad, creó su empresa especializada en el ramo para ofrecer sus servicios a quienes deben dar cumplimiento con estos requerimientos. Esta persona es Tomislav Zaninovich Marulanda.

Tomis (como comúnmente lo llamamos en el pueblo), indica que hizo sus estudios primarios en el colegio del inolvidable profesor Roger Rivillas Quiceno, el bachillerato en el Colegio Antonio José Posada, hoy Antonio Nariño, obteniendo el título de Técnico Comercial (en esa época solo había hasta cuarto bachillerato), y el Bachillerato Clásico expedido por el Ministerio de Educación Nacional. Hizo sus estudios universitarios en la Universidad Central del Valle  de  Tuluá.

 

 

Su padre, don Simeón Zaninovich, natural de la antigua Yugoslavia (hoy Croacia) se destacó en Bugalagrande por ser un hombre entregado a las obras sociales y de servicio a la comunidad, permaneciendo siempre atento a los llamados que hacían las diferentes administraciones municipales para estos fines como festivales, reinados y campañas cívicas. Siendo fiel a su creencia católica, don Simeón perteneció al coro parroquial y era un ferviente colaborador en lo emprendido por el párroco de turno; todas estas actividades las hacía él desinteresadamente. Rememoramos el espíritu altruista de don Simeón para deducir que Tomis heredó de su padre este don de servicio a la comunidad y a su pueblo. Veamos: se desempeñó como Presidente del Concejo Municipal de Bugalagrande por seis años consecutivos (acotemos que en el tiempo que Tomis ejerció esta actividad, ser concejal no tenía emolumento alguno como hoy en día); por siete años consecutivos fue el Presidente del Comité de las Fiestas del Retorno; en el Club de Leones ocupó todos los cargos de la Junta Directiva local, fue  Vice-gobernador a nivel del Distrito F-1 y representante a la Convención Internacional de Montreal (Canadá) de la agremiación leonística en los años setenta; hizo parte de la Junta Directiva de la Cámara de Comercio de Tuluá por varios periodos e igualmente fue miembro de la Junta Directiva de la Cooperativa de Ganaderos del Centro del Valle (Cogancevalle).

“ASECOMPUTO

 

Don Simeón Zaninovich era el propietario de uno de los negocios más importantes y prósperos del pueblo en décadas pasadas como lo fue el Almacén El Danubio. Tomis trabajaba a su lado, en el año1968  fallece don Simeón y le tocó hacerse cargo de toda la actividad mercantil del almacén, la cual tiene  una muy ligada relación con la contabilidad y el pago de impuestos. Este suceso y los conocimientos contables adquiridos en su paso por el colegio Antonio José Posada hicieron que Tomis se inclinara por todo lo que tenía que ver con contabilidad y afines; descubrió que esto era su pasión y es así como inicia sus estudios superiores en la Universidad Central del Valle de Tuluá, los cuales culmina satisfactoriamente en el año 1985 obteniendo el título de Contador Público.

 Al terminar sus estudios de Contaduría en diciembre de 1985, Tomis decide retirarse del comercio. Cierra el Almacén El Danubio y abre su oficina de Asesorías Contables y Tributarias, con la novedad de prestar el servicio de sistematización para sus trabajos, reemplazando de este modo la forma  de llevar los libros contables en forma manual como era lo tradicional y usado  tiempo atrás. No en vano al inicio de esta nota describíamos a Tomis como un visionario, pues tres décadas antes ya presagiaba los cambios que se irían a dar en la contabilidad con el aprovechamiento de la tecnología en la modernidad en el campo de la computación.

 Además de las asesorías contables y tributarias que habíamos enunciado, Tomislav Zaninovich Marulanda como contador público que es, tiene la potestad de expedir certificaciones, pues de acuerdo a las leyes colombianas, los Notarios y los Contadores Públicos son los únicos que pueden dar fe pública de sus actos; este es otro servicio que tiene a disposición de sus clientes

 Como la empresa debe llevar un nombre, él compiló las palabras Asesoría, Contabilidad, y Computación, y nace el nombre de ASECOMPUTO.

Rememorando los inicios, estas fueron las primeras empresas o entidades a las que ASECOMPUTO prestó sus servicios profesionales en asesorías contables y tributarias: Almacén El Príncipe, Club Campestre La Rivera, Tecnicentro del Rio, Industria Harinera del Valle, todas las anteriores de Tuluá, y de Bugalagrande el Cuerpo de Bomberos y Metálicas Bugalagrande. En la actualidad ASECOMPUTO tiene bajo su responsabilidad todo el proceso contable de 25 empresas de la región y gran cantidad de personas jurídicas y naturales en asesorías tributarias elaborándoles sus declaraciones de renta anualmente  y gestiones ante los bancos.

 


En razón a que toda empresa que presta esta clase de servicios debe seguir unos lineamientos de control, ASECOMPUTO está regulada por la Junta Central de Contadores, la Dirección de Impuestos y Aduana Nacional (DIAN), y la Cámara de Comercio, cumpliendo a cabalidad las directrices emanadas de estas entidades y  por lo tanto se encuentra legalmente constituida.

Nuestro invitado hace saber que lo más difícil para sostener su empresa ha sido mantenerse actualizado ya que la profesión de contaduría es muy cambiante, por lo tanto requiere y exige una constante actualización, dadas las reformas frecuentes que se hacen especialmente por parte del gobierno y la DIAN. Es así como ha realizado todo tipo de seminarios y conferencias dictadas por entidades como la Universidad Javeriana de Cali, Fenalco, y Cámara de Comercio entre otras.

 

Tomis dice que “tener siempre al lado una asistente eficiente y capacitada, es fundamental en esta actividad”. En la actualidad lo acompaña la señorita Angely Pretel González quien con sus conocimientos, amabilidad y excelente trato con los clientes, se ha convertido en su mano derecha y un importante baluarte en el desarrollo de los trabajos; ella además está realizando sus estudios contables en forma virtual en estos momentos. Nuestro entrevistado comenta tener el honor de que por su oficina han pasado excelentes asistentes que hoy en día  desempeñan con lujo de detalles sus actividades profesionales como contadoras públicas tituladas, en su mayoría laborando como independientes o vinculadas a empresas. Con esto, ASECOMPUTO ha contribuido en parte a generar empleo en nuestro pueblo.

 

En la actualidad, y desde hace treinta años ,Tomis presta sus servicios profesionales al Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Bugalagrande como Revisor Fiscal; allí, en unión de todo el cuerpo directivo y de oficiales, garantizan que todos los recursos recibidos sean bien invertidos en aras de prestar un eficiente servicio a la comunidad. Esta actividad ha sido uno de los pilares fundamentales que  han sostenido y posicionado a nuestra querida institución bomberil como una de las mejores organizadas y eficientes en el Valle y Colombia.

 

Junio de 2017

 Redacción e imágenes: Diego De la Cruz Correa

 

www.mibugalagrande.net



Damos inicio a esta nueva sección EMPRENDEDORES BUGALAGRANDEÑOS en nuestra página con una microempresa que se puede decir es familiar y que se ha venido posicionando día a día como una de las mejores en Bugalagrande y en el centro del Valle en el campo de la gastronomía y específicamente en la fabricación de un reconocido plato tradicional y típicamente vallecaucano como lo es el manjarblanco. Del manjarblanco podemos decir que es el dulce que identifica al Valle del Cauca.  Dice la historia que la receta original es una creación árabe que los moros introdujeron a España y estos la trajeron a América Latina en la conquista. Si bien es cierto que el manjarblanco es fabricado en muchas partes de Colombia, el vallecaucano tiene un sabor especial y podemos decir que es el más apetecido en nuestro país. Por algo unos dicen que es “El manjar de los dioses” y otros lo llaman “El manjar que endulza el alma”


“MANJARBLANCO LAS DELICIAS DE AMALIA”

 

Corría el año 1989 y para esa época la Fundación Sarmiento Palau tenía una sucursal en Bugalagrande. Recordemos que esta Fundación es una entidad sin ánimo de lucro que nació para brindar a quienes tienen menos recursos, pero deseos de progresar, la oportunidad de trabajar por los suyos y por la grandeza de un país, que tiene en el esfuerzo de sus gentes su mejor patrimonio. 

Nuestro paisano Guillermo Domínguez Escobar en aquel año acudió a un llamado de dicha Fundación para asistir a un taller cuyo objetivo al terminar el mismo era salir con un proyecto productivo. Es así como poniendo él todo su empeño y gracias al asesoramiento personalizado recibido por la Fundación, nace comercialmente en el año 1989 la microempresa “Manjarblanco Las Delicias de Amalia”; señalemos aquí  que Guillermo quiso perpetuar el nombre de su adorada madre, quien lo ayudó en sus inicios, y eligió Amalia para designar su naciente proyecto. Además, también hay que acotar que doña Amalia era una experta en fabricar manjarblanco, conocimiento que adquirió de sus ancestros y  a su vez transmitió a su hijo Guillermo. Transcurre el tiempo, el “dulce de memo” se hace reconocido entre bugalagrandeños y foráneos, y se posiciona como uno de los mejores. En la actualidad la producción está centrada en tres variedades: manjarblanco, cortado y panelitas. Su único punto de venta está situado en su residencia en Bugalagrande en la carrera 4 Nº 7 -55 donde también comercializa brevas con arequipe y pulpa de uva Isabela (estos dos productos no son propios). Tanto el manjarblanco como el cortado está en presentaciones de 125, 250 y 500 gramos, las panelitas se venden por unidades.

Las materias primas utilizadas para preparar el manjarblanco son: leche fresca, azúcar y arroz. La leche es de muy buena calidad y sus proveedores son Ante Zaninovich y Periza Zaninovich de Egas. Guillermo no se deja tentar de la tecnología y sigue con su tradicional fogón, utilizando la paila de cobre, el mecedor de madera y la  leña como combustible, pues es de los que cree que introducirle elementos modernos al habitual proceso es perder la esencia y el sentimiento con que fabricas sus productos.

La elaboración de una “pailada” de manjarblanco dura entre 4 y 5 horas, tiempo en el cual es estrictamente necesario revolverlo o batirlo manualmente con el mecedor; la leche se va consumiendo y la mezcla se va poniendo espesa a la vez que va tomando un color bronceado o café claro. Para saber cuál es el momento de terminar la cocción o darle el “punto”, Guillermo utiliza el antiguo y efectivo sistema como es el de que si al pasar el mecedor se puede observar el fondo de la paila, es el indicio que el producto ya está terminado.

Es tradicion que  en Las Fiestas del Retorno de nuestro pueblo, los asistentes a la actividad de La Plaza Gastronómica siempre tienen el dulce placer de degustar estas delicias. Así mismo hace presencia anualmente en la Feria de Tuluá en la Plaza del Mecato.

 

Guillermo no descuida ningún detalle en la fabricación de sus productos y es asi como es sumamente meticuloso en mantener una impecable higiene y preservar las normas de buenas prácticas de fabricación para de este modo entregar a sus clientes lo mejor

 


“Manjarblanco Las Delicias de Amalia” ha traspasado fronteras patrias y es así como han llegado a diferentes partes del mundo entre ellos Japón, Emiratos Árabes, China, España, Francia, Canadá, Estados Unidos,  México, países de Centro y Suramérica. Tradicionalmente las ventas se incrementan en Diciembre y en Semana Santa. Recordemos que en la época decembrina siempre tenemos la costumbre de consumir el delicioso manjarblanco; y para Semana Santa es mucho el “guabinero” que viene a su pueblo y de regreso a las ciudades donde están radicados llevan para su consumo y amistades los productos de “Manjarblanco Las Delicias de Amalia”.

 

Redacción: Diego De la Cruz Correa

Imágenes: Cortesía Guillermo Domínguez Escobar

 

27 de mayo 2017



Escribir comentario

Comentarios: 0