MI PUEBLO DE EBANOS


NOTA ACLARATORIA

En razón al involuntario error que cometimos en este artículo en cuanto a la familia y al origen del ébano, nos permitimos informar que ya hemos retirado el fragmento que contenía la equivocación y en su lugar hemos insertado la respectiva corrección que muy gentilmente nos hizo el Botánico y catedrático Wilson Devia; esta corrección va desde el comienzo hasta el párrafo que reza: ….ciudades del centro del Valle.

Reiteramos que este fue un error involuntario, pues la información la habíamos tomado de Internet.

Agradecemos a nuestro paisano el Biólogo Etnobotánico Germán Escobar Berón quien fue la persona que descubrió el error, y al Botánico y catedrático de la Universidad Central del Valle de Tuluá señor Wilson Devia quien muy amablemente se dignó colaborarnos con el tema.

A nuestros amables visitantes presentamos excusas por el error cometido.

Freddy Ernesto Castro Escobar

Diego De la Cruz Correa


El "ébano" cuyo nombre científico es Geoffraea striata (willd.) Morong, es un árbol de 5 a 8 m de alto, de tronco retorcido, el cual se tiene que direccionar para que crezca recto. Su follaje es de color verde claro, con hojas compuestas, alternas pinnadas. Sus flores son de color amarillo que crecen en racimos axilares y sus frutos son una legumbre drupácea, oviforme o casi globosa, de 2 a 3 cm de diámetro, generalmente con una sola semilla.

Llamativo por su follaje y copa extendida aparasolada, en forma de sombrilla formando especie de pérgola, lo cual le da su valor en estos climas calurosos tropicales. Permanece siempre verde y soporta las sequías prolongadas. Se propaga por semillas. Varios autores confunden esta especie con Caesalpinia ebano, pero son morfológicamente muy distintas a nivel de flores, frutos y hojas.

 Es un árbol originario de la Guajira y partes secas de la Costa Atlántica. Introducido desde principios de este siglo a Bugalagrande, de donde se ha ido difundiendo a varias localidades del Valle siendo un árbol ya muy común en las ciudades del centro del Valle.

 

En muchos lugares, tal como ocurre en nuestro querido pueblo, se cultiva como árbol de ornato para casas, calles, parques y jardines, dadas sus excelentes condiciones para proporcionar agradable sombra.

Se podría decir que el ébano es el árbol insignia de Bugalagrande;  basta hacer un recorrido por las calles de nuestro municipio para corroborar esto. Pues bien, nuestro acucioso y siempre voluntarioso colaborador en fotografía Álvaro Saavedra Ruiz hizo esta ruta por casi todos los barrios  acompañado de su cámara y nos presenta este bello trabajo donde se aprecia la gran cantidad de esta especie que existe en las calles, los que dan frescura y sombra al ambiente a mas de embellecer el entorno con el verdor de la naturaleza. Muy posiblemente para quienes hemos habitado toda la vida en nuestro pueblo, el hecho de recorrer sus calles y ver diariamente la arborización, no es tan novedoso pues nos hemos acostumbrado a la cotidianidad;  pero para quienes nos visitan o para los paisanos que después de mucho tiempo retornan, es una agradable sorpresa observar la bella naturaleza y la inmensa cantidad de ébanos diseminados a lo largo y ancho del pueblo.

En su recorrido, Álvaro visitó a don José Vicente Chaparro (“conchita”) un apasionado y enamorado de la naturaleza quien con su pequeño vivero ha sido el gran surtidor de muchos ébanos sembrados en el pueblo; de “conchita” presentamos a ustedes un escrito relacionado con el tema escrito por él y publicado en el libro APUNTES BUGALAGRANDEÑOS 2  del escritor León Pablo Wallens Paredes en Agosto de 2003; allí se dice que para esa fecha (Agosto 2003) existían aproximadamente 850 árboles de esta especie sembrados en el pueblo , se cree que al día de hoy pueden existir más de 2000. Álvaro también estuvo en  el parque de la “plaza vieja”, donde recientemente el grupo de voluntarios encabezados por don Jaciel González, repoblaron este bello y emblemático parque con la siembra de 20 ébanos. Los invitamos pues a hacer el recorrido fotográfico que nos presenta Álvaro.

 

Redacción: Diego De la Cruz C.

14 de Mayo


Donde hay un ébano seguramente habita un Bugalagrandeño

A Bugalagrande se le puede dar el título de cuna del ébano, pues según datos obtenidos, este municipio fue el primer sitio donde se sembró esta especie. Tal hecho ocurrió por el año de 1920 cuando el señor Gustavo Butterín, siendo personero de este municipio, trajo semillas de ébano y de las palmas que hay en el parque Bolívar y en el cementerio.

Los ébanos que estaban en la plaza fueron cortados cuando la pavimentaron. El ébano es un árbol muy apetecido por su resistencia a la sequia, su espeso follaje que produce una sombra inigualable, además su raiz se profundiza verticalmente y no produce daños en el pavimento y residencias.

Lo que no se sabe es de donde fueron traídas las semillas, pero lo cierto es que donde hay un ébano sembrado, vive un Bugalagrandeño. Los más antiguos están en el solar de la casa de don Ramiro González Daza, sembrados en 1942 y el que está frente de la casa del suscrito y el del vecino, sembrados en 1948.

Se destacan los cuatro ébanos que hay frente al Palacio Municipal, pues dan muy bonito aspecto al lugar. Estos tienen más o menos 25 años de sembrados. Existen 4 más, ubicados donde empieza la calle cuarta a un lado del ferrocarril, sembrados por Samuel Otero Espinosa, que los mantiene en muy buen estado. Frente a la barbería Mazuera hay un ébano que sirve como tertuliadero a los clientes que esperan turno; tiene más o menos 30 años. Frente al cementerio hay 8 mas, sembrados por el suscrito en 1994. Actualmente en Bugalagrande hay sembrados 850 ébanos aproximadamente.


JOSÉ VICENTE CHAPARRO VICTORIA




Está tan arraigado el ébano en nuestro pueblo, que cuando los creadores de la Fundación La Otra Esquina buscaban su nombre en Noviembre de 2007, Germán Escobar Berón propuso que la Fundación debería llamarse Fundación Ébano Grande; sin embargo por votación ganó el nombre actual, y la excelente idea del proponente de perpetuar el nombre del ébano no se hizo realidad. Compartimos con nuestros visitantes el pequeño escrito de Germán, el cual nos hizo llegar su hermana Margarita, visitante fiel de nuestra página.


 El árbol de ébano es identidad cultural y paisajística de Bugalagrande.

Cada familia, cada casa ha sembrado futuro frente a su casa.

 

Ha sido un derecho de cada poblador escoger, seleccionar y sembrar árboles de sombrío, así se impuso el ébano como árbol tradicional de sombra,

Representa una historia, un momento de nuestra cultura

vimos a muchos y muchas romper el pavimento y sembrar ébanos

poco a poco, sin darnos cuenta o muy concientes Bugalagrande entera

seleccionó y dio origen a una tradición...

 

Sembrar futuro... Sembrar cultura!!! 

 

Hoy creamos más futuro

hoy sembramos cultura

Hoy damos origen a la

Fundación Ébano Grande.

 

Germán Escobar Berón