LUISA FERNANDA GORDILLO RUIZ

Es bien sabido que la falta de oportunidades en nuestro país ha motivado  que muchos de nuestros compatriotas se vean obligados a partir a tierras extrañas. Esta circunstancia hace que se encuentren diseminados miles de colombianos por todo el mundo dedicados a un honrado trabajo, o a realizar sus estudios superiores y algunos de ellos con sacrificio se dedican a ambas cosas. La gran mayoría no solo se labran un mejor futuro,  sino que además con sus actividades dejan en alto el nombre de Colombia y su ciudad o pueblo natal. Bugalagrande no es ajeno a este hecho y es así como cientos de bugalagrandeños han emigrado a las más diversas partes del orbe y podemos decir con mucho orgullo “guabinero” que todos están dedicados a sus trabajos y/o estudios en una forma honesta y sus procederes en sus vidas privadas no dejan qué desear.

LA BUGALAGRANDEÑA LUISA FERNANDA GORDILLO RUIZ RECIBE RECONOCIMIENTO EN NUEVA ZELANDA

Luisa Fernanda Gordillo Ruiz es una bugalagrandeña, hija de Fernando Gordillo Vélez y Yadira Ruiz Maya, siendo sus hermanos Andrés Mauricio y Valentina Gordillo Ruiz. Hizo su primaria en el colegio Antonio José González y en la escuela María Inmaculada, se graduó de bachiller en la institución educativa Antonio Nariño, todas instituciones de nuestro pueblo. Al igual que muchos de nuestros paisanos, un día tomó la decisión de dejar a sus padres, sus hermanos, su familia, sus amistades, su querido pueblo natal, y emprender una aventura con el pleno convencimiento de que ella era capaz de salir adelante. Fue así como el 1 de Julio de 2009 Luisa Fernanda sale de Colombia con la mira puesta en Nueva Zelanda, un desconocido país para ella con costumbres, estilos de vida, alimentación, clima e idioma completamente diferentes al nuestro. Esta aventura la emprendió con quien ella llama su compañero de vida: el también bugalagrandeño Luis Fernando Villegas Berón, quien para esa fecha laboraba a término indefinido en la fábrica Nestlé en nuestro pueblo. Recordemos que tanto él como ella fueron consagrados deportistas bugalagrandeños: Luisa Fernanda fue una excelente patinadora y Luis Fernando fue tan buen futbolista que según los entendidos, de haber seguido en el futbol, lo tenía todo para estar en un equipo profesional.

 En la actualidad viven juntos en la capital de Nueva Zelanda: Wellington, una linda ciudad con cerca de 500.000 habitantes. Han laborado en diferentes actividades y no niegan que en un principio las cosas se tornaron con un poco de dificultad, pero su tenacidad, el mutuo amor que se profesan y su incondicional y permanente respaldo y apoyo recíproco fueron la fuente para superar las adversidades. Y una de esas adversidades en el comienzo era el idioma, pues los conocimientos que tenían del inglés (idioma que se habla en Nueva Zelanda), eran solo los adquiridos en su bachillerato; ante esta circunstancia Luisa Fernanda y Luis Fernando no se amilanaron y convencidos de que esto no podía  ser obstáculo para ellos, con una perseverancia digna de admirar, se pusieron a estudiar el inglés hasta  dominarlo a la perfección. Esto les abrió puertas a ambos y una de ellas fue el poder  ingresar a la universidad “Massey University” donde están en su último año de carrera, la cual culminarán en Noviembre de este año y recibirán su grado juntos en mayo del próximo año 2017.

Es precisamente “Massey University” la que en el pasado Agosto del presente 2016 le otorgó a nuestra querida paisana un reconocimiento por su labor como voluntaria, el cual es muy meritorio para ella, pues tiene un valor agregado dada la circunstancia que se trata de una extranjera.

 

Luisa Fernanda muy amablemente accedió a concedernos una entrevista para que todos sus paisanos y los amigos visitantes de nuestra página sepan algo acerca de este valioso reconocimiento y de otros aspectos de su vida con Luis Fernando  en Nueva Zelanda.

¿Cómo se dio el proceso para acceder al reconocimiento que ganaste?

En la universidad “Massey University”, donde estoy realizando mis estudios, tienen un grupo que se llama Carreer Advocates, inicialmente hicieron una invitación a todos los estudiantes que quisieran hacer parte del equipo para convertirse en voluntarios con el fin de ayudar a otros estudiantes de sus respectivas facultades, la mía es Ciencias de la Salud, me inscribí  y ya llevo algo más de un año en dicho grupo.

 

¿En qué consistió el trabajo desarrollado para que te dieran el reconocimiento?

El trabajo voluntario consistía en promocionar los eventos que se hacen en la universidad para ayudar a los estudiantes a mejorar sus habilidades elaborando hojas de vida, preparándose para entrevistas creando un perfil profesional en el medio social “LinkedIn”; también nos reunimos para organizar eventos en los que traemos a la universidad representantes de industrias relacionadas con cada facultad; yo personalmente contacté personas del sector de la salud y el medio ambiente en el City Council (lo que sería la alcaldía para nosotros) de Wellington, para que vinieran a la universidad a hablar de oportunidades para nuevos graduados y prácticas voluntarias en el área; con ellos tengo relación porque en mi segundo año los busqué para hacer un trabajo voluntario allí y ganar experiencia para mi carrera, así fue como tuve la oportunidad de trabajar con ellos como voluntaria por cinco semanas, este trabajo voluntario en City Council (alcaldía) no hacía parte de mi carrera, simplemente lo hice por interés propio ya que quería aprender más y empezar a conectarme con el medio.

 

¿Cuáles eran los puntos más importantes que tenía en cuenta la universidad para otorgar estos reconocimientos?

 

Primero que todo hay que ser muy organizado con los estudios para no descuidarlos, se debe tener un buen estándar académico (buenas calificaciones), estar siempre en disposición para ayudar y tener buena actitud.

A qué estás dedicada en la actualidad?

Actualmente estudio tiempo completo y voy en mi último año, el nombre de la carrera traducido al español es Ciencias de la Salud  y el Medio Ambiente, y el título a obtener será Oficial de la Salud Ambiental y Humana, en este estudio está incluido el Inglés Académico. Trabajo en la biblioteca de la universidad como “Library Assistant” que incluye ayudar a los estudiantes con investigaciones, deberes generales de recepción y obviamente mantener los libros completamente organizados en su respectivo sitio. También hago mi trabajo voluntario, como por ejemplo la actividad llamada “Open Day” donde vienen futuros estudiantes de toda Nueva Zelanda y de países extranjeros y mis deberes son dar tours por toda la universidad, inscribir nuevos estudiantes, responder preguntas generales relacionadas con la facultad de Ciencias de la Salud; en mis deberes como voluntaria también he tenido que hablar el día de la bienvenida a estudiantes internacionales sobre mi experiencia como estudiante extranjera, lógicamente todo esto debo hacerlo en inglés.

 

Ya que vas a culminar tu carrera, ¿has realizado gestiones en busca de empleo?

Apliqué  a otro programa voluntario con la universidad para ir diez meses a una isla que puede incluir Papua New Guinea, Samoa, Fiji, Salomon Islands y otras; iría a trabajar en lo de mi carrera, me darían transporte, estadía y un salario como estudiante; pasé la primera entrevista (muy exigente por cierto) y me seleccionaron para la segunda.

También me inscribí para un programa de nuevos graduados en la alcaldía de Auckland, (la ciudad más poblada del país y la de mayor economía) para servicios del medio ambiente y la salud para un trabajo de dos años, estoy esperando a ser citada para la primera entrevista.

Así mismo, buscando ampliar mis posibilidades de futuro empleo, me acabo de inscribir a la armada de Nueva Zelanda, mi interés es hacer parte de esa entidad como Oficial de la Salud y Medio Ambiente, aunque me dijeron que no tenían vacantes en el momento, le iban a enviar mi hoja de vida al oficial de reclusión y luego me contactaban.

 

Pero lo mejor de todo en este aspecto de buscar empleo es que acabo de recibir una excelente noticia para mí: previamente me había inscrito para un trabajo en la alcaldía de Wellington y me llamaron para comunicarme que yo había sido la elegida para ocupar ese cargo; gracias a Dios, en pocas semanas empiezo a laborar como Oficial de la Salud y el Medio Ambiente de Wellington, esto me tiene inmensamente feliz y me ratifica que hacer los esfuerzos por superarnos vale la pena. Y algo que me llena de satisfacción y orgullo es que con pocos días de diferencia me llegó un correo en el que me informaban que había sido una de las elegidas para el programa voluntario con la universidad en las islas que le comenté antes. Me pusieron a pensar las dos opciones, las analizamos con Luis Fernando y me decidí por el trabajo en la alcaldía de Wellington.

 ¿Has realizado otros trabajos voluntarios?

Sí, claro;  me encanta hacer trabajos voluntarios y ayudar a las personas. Una de las cosas que hice antes de empezar mis estudios fue servir como traductora voluntaria para ayudar a varios refugiados colombianos, este trabajo lo hice con el mayor de los gustos  y mis queridos paisanos me lo agradecieron mucho.

 

También realicé trabajo de la materia “Salud de las Comunidades”  que consistió en un estudio a la colectividad donde vivimos, sobre los parámetros dentro del diseño de la comunidad, que promocionan la actividad física y por lo tanto la salud de sus habitantes. Mi profesora vio este estudio y le gustó mucho, me recomendó publicarlo en la comunidad y en la biblioteca de Wellington, lo cual voy a hacer cuando termine mi semestre porque quiero organizarlo mejor.

Pasando a otro aspecto de tu vida, en tu niñez y juventud modelabas aquí en Bugalagrande, ¿lo has hecho en Nueva Zelanda?

Esa pregunta me hace rememorar que como a mis tres o cuatro años mis papás me pusieron a modelar ropa para niños, eso dio para que la cooperativa Cocicoinpa (ya desaparecida) publicara una foto mía en  una revista que ellos editaban. Luego de eso empecé a participar en los reinados de la escuela María Inmaculada y posteriormente se dio la oportunidad de participar en el Maniquí de Oro 1999. Entonces creo que esos pinitos de infancia me crearon el gusto por el modelaje.

Aquí en Nueva Zelanda una muy buena amiga chilena Paulina Valls me propuso hacer photoshoots con ella para crear mi perfil de modelo; así empecé, luego un fotógrafo profesional me sugirió participar en el evento Eco-Fashion Week en el que he estado presente desde el 2013 al 2015, el Show es sobre ropa y maquillaje sostenible que va con la protección del medio ambiente. También con las primeras fotos di creación a un portafolio de modelo en una página web para actores, directores, modelos etc. A raíz de esto, me han salido varios trabajos incluyendo estar en el lanzamiento de la película “Eternity” filmada aquí, ayudándole al director Alex Galvin en lo de la organización de dicho lanzamiento. Igualmente estuve bailando en el video “I’m coming home” del cantante Barnard Weir. Hace muy pocos días tuve una audición para hacer parte de la agencia Voda Models Management, me contrataron y ya firmé con ellos; poco después asistimos con esta agencia a un casting para una nueva marca de vestidos de baño porque necesitan modelos para hacer su catálogo comercial, esperamos estos resultados. Así es que muchas cositas me han resultado por este estilo en el medio del entretenimiento y el modelaje que dicho sea de paso, estas actividades se manejan aquí con mucha seriedad y profesionalismo. Aquí les dejo con mucho gustos direcciones de página donde pueden ver algo de mí: http://www.merinobasewear.nz/merino-basewear-eco-fashion-exposed-2014.htm

http://greenembassy.com.au/runwuay/nz-eco-fashion-2014/

https://www.youtube.com/watch?v=eiuQ7RvdB0

 

 

¿Y tu compañero Luis Fernando a qué se dedica?

Tanto él como yo, desde que llegamos realizamos juntos una diversidad de trabajos en varias partes, algunos de ellos muy duros pero persistimos y hemos salido adelante. También está estudiando la misma carrera que yo y el próximo mayo si Dios quiere nos graduamos juntos. Previo a iniciar estos estudios, Luis Fernando se graduó en la Universidad Victoria de Wellington donde estudió inglés en una carrera que se llama English Profiency Programme y adquirió su diploma respectivo. En la actualidad y desde hace algún tiempo, está laborando en un supermercado orgánico que se llama Common Sense Organics, allí hace varios trabajos como aconsejar a los clientes en temas de salud y nutrición, colaborar en la contabilidad, en la caja y al final del dia estar pendiente de que el shop quede bien presentado. Y como en la alcaldía de Wellington necesitan dos Oficiales de la Salud y el Medio Ambiente, también se postuló y lo llamaron a entrevista; estamos a la espera de los resultados.

 

 ¿Cuál es la diferencia horaria entre Nueva Zelanda y Colombia?

Esta pregunta la quiero responder con algo relacionado a mi querido pueblo Bugalagrande: en el momento que ustedes están escuchando esa bella melodía del Ave María por los altoparlantes de la iglesia a las 6 de la tarde, aquí en Nueva Zelanda son las 11 de la mañana del día siguiente. Estamos como lejitos ¿cierto?

 

Luisa Fernanda, te agradecemos la oportunidad que nos concediste para que tus paisanos y amigos visitantes de nuestra página supiéramos algo de tu vida en Nueva Zelanda en compañía de Luis Fernando; ¿quieres agregar algo más?

Primero que todo, gracias a esta gran página www.mibugalagrande.net por haberme tenido en cuenta, para mí es un honor su invitación; Luis Fernando y yo somos fieles seguidores de su gran trabajo y su página es como el cordón umbilical que nos une con nuestro querido terruño. Queremos que sepan que a menudo escuchamos el tema del Ave Maria que en tan buena hora ustedes montaron en la página. Un saludo muy especial a todos mis queridos paisanos que están en el pueblo y también para aquellos que por diferentes circunstancias están radicados en otras partes del mundo igual que nosotros. Luis Fernando y yo llevamos a Bugalagrande en lo más hondo de nuestros corazones.

Octubre 2016

 

Redacción y entrevista: Diego De la Cruz Correa